Hermafroditismo

2.ª parte /

por Xosé y Raro 

Para despedirnos por un tiempo de esta sección de cultivo de variedades ricas en CBD –y dar paso a una serie de artículos en la que me gustaría detenerme un poco más en productos con CBD comercializados legalmente– nos gustaría hacer una breve reflexión sobre lo que planteamos en el artículo anterior y sobre los motivos que nos han traído hasta este último artículo.

Poco después de escribir el anterior artículo sobre el cruce de variedades ricas en CBD, descubrimos, gracias a la obsesiva observación provocada por nuestros primeros hallazgos hermafroditas, variedades CBD-rich feminizadas y autoflorecientes con algunas flores macho. En la mayoría de los casos se trataba de entre 10 y 30 flores macho en plantas medianas, perfectamente formadas y eminentemente hembras. Podéis ver fotos de dos ejemplos en este artículo –autofloreciente e Y–.

Autofloreciente rica en CBD hermafrodita

Autofloreciente rica en CBD y hermafrodita

Flores macho en planta eminntemente hembra (Y, feminizada) rica en CBD

Ejemplar feminizado (Y) y hermafrodita

Por otra parte, después de haber descartado el macho con el que estábamos trabajando por la descendencia hermafrodita que describimos en el artículo anterior, comenzamos a buscar nuevos machos. Cuando intentamos revegetar uno de los machos preseleccionados empezaron a emerger de él flores hembra y se desarrolló exponencialmente con este sexo y no con el masculino. Una de las semillas del mismo paquete que se desarrolló inicialmente como una hembra acabó creando flores machos durante la floración –unas 20 flores en una planta de 70 centímetros aproximadamente–. También podéis ver fotos de los dos ejemplares en este artículo –X, regular, macho y hembra–.

Macho (X, regular) rico en CBD; Después de comenzar la revegetación se volvió hermafrodita

Macho regular (X) que, después de empezar a florecer, se convirtió en hembra

Flores macho en planta eminntemente hembra (X, regular) rica en CBD (1)

Hembra regular (X) que desarrolló varias flores macho

Además del incuestionable parón al que estamos abocados y que avecinábamos en el artículo anterior, llegamos a la conclusión de que debíamos replantear por completo nuestro programa de cría y selección.

Después de darle muchas vueltas, también hemos considerado oportuno difundir esta información y trasladar un mensaje constructivo, partiendo de la comprensión. Sabemos que estas variedades son de reciente crianza y que es inevitable que surjan inconvenientes cuando el tiempo determina el éxito que puede tener una u otra variedad en el mercado. Sin embargo, la idea es que las casas de semillas –especialmente las grandes– testeen concienzudamente las genéticas antes de sacarlas al mercado. Nosotros hemos cultivado un par de centenares de ejemplares de diferentes variedades y hemos obtenido decenas de plantas hermafroditas. Creemos que este porcentaje está injustificado y que debe haber un trabajo de testeado previo mucho más exigente.

Somos conscientes de que las semillas feminizadas, cuando sufren ciertas condiciones de estrés y se trata de una muestra considerable, pueden producir alguna que otra flor macho. Sin embargo, nosotros hemos obtenido un porcentaje de hermafroditismo demasiado elevado, al margen de las circunstancias de cultivo, y este hermafroditismo también ha estado presente en variedades regulares –hechas por nosotros mismos y comercializadas por terceros–.

No queremos ser ingenuos y trasladar una idealización excesiva del mercado de semillas de cannabis y la crianza de las mismas, pero creemos que los productores deben justificar la salida de una variedad al mercado con un trabajo previo que se fundamente en ofrecer un producto que cumpla, al menos, unos mínimos de calidad.

Aunque el uso de variedades ricas en CBD –refiriéndonos especialmente a aquellas que parten de una ratio 1:1 y van aumentando en su predominancia de cannabidiol– se está extendiendo entre los usuarios lúdicos, la mayor parte de los consumidores de genéticas CBD-rich, por ahora, parecen ser medicinales –normalmente las usan como paliativo– debido a los escasos o inexistentes efectos psicoactivos de estas genéticas. A todos los compradores se les debe respeto, pero dado que los medicinales serán, en muchos casos, personas que no están familiarizadas con el mundo del cultivo, quizás les debamos un poco más de consideración.

Debemos aclarar que, en la actualidad, conservamos más de 40 variedades ricas en CBD comercializadas por diferentes casas de semillas y con diferentes ratios que no han mostrado ni un ápice de hermafroditismo. El mercado de las genéticas ricas en cannabidiol es muy amplio y variado –pese al origen común– y en él podréis encontrar variedades excepcionales.

Para terminar, le he pedido al presidente de CBD-rich que os hable un poco sobre su experiencia con el cultivo de variedades ricas en CBD y sobre los mencionados inconvenientes.

¡Os dejo con el maestro!

Flores macho en planta eminntemente hembra (X, regular) rica en CBD (3)

Hembra regular (X) que desarrolló varias flores macho

La experiencia de Raro Genetics con las CBD-rich

En esta ocasión me han pedido que os cuente mi experiencia personal con el cultivo de variedades ricas en CBD y que os hable de las curiosas circunstancias que lo han rodeado durante los últimos meses.

Esta aventura comenzó, sin yo saberlo, hace cinco años, cuando cultivé por primera vez Juanita la Lagrimosa; aunque no fue hasta hace tres años aproximadamente cuando comencé el estudio y exhaustivo cultivo de genéticas CBD-rich. Este hecho debo agradecérselo a Xosé, un gran amigo que, tras conocer mis dolencias, me animó a que probase estas peculiares variedades –aprovecho para darle las gracias desde aquí por iniciarme en el mundo de las plantas ricas en CBD ya que aquel día cambió mi vida, consiguiendo controlar dolores que hasta entonces eran insoportables–.

En los primeros cultivos de genéticas CBD-rich me preocupé especialmente de tener un entorno de cultivo óptimo, ya que no podía arriesgarme a quedarme sin mi novedosa y preciada medicina. Ya en estos primeros cultivos tuve mi primer caso de hermafroditismo. Éste apareció durante la prefloración y no le di apenas importancia, ya que eran unas semillas test line y para eso me había prestado yo, para comprobar su viabilidad. Una vez que mis necesidades estaban cubiertas, llegó el momento de ponerme a seleccionar para poder tener una reserva genética variada, con dispares ratios de THC:CBD. Para hacer estas selecciones, las condiciones de cultivos no podían ser siempre perfectas, ya que necesitaba llevar al extremo a las plantas para asegurarme una buena selección. Con estas condiciones de cultivo fueron apareciendo todas las virtudes de dichas plantas, pero las virtudes no fueron lo único que empezaron a mostrar estas cepas. En este momento se hizo más evidente el hermafroditismo y se podían apreciar claramente las flores macho (platanitos) emergiendo de plantas predominantemente hembras, sobre todo cuando estaban en la última etapa de la floración. Estos dichosos platanitos no aparecían en todas las genéticas, por lo que al principio pensé que se trataba de alguna semilla feminizada que había sufrido demasiado estrés o, simplemente, casualidad. Sin embargo, esta inesperada e indeseada visita vino para quedarse.

Macho (X, regular) rico en CBD que terminó por mostrar flores de ambos sexos

Macho regular (X) que posteriormente se convirtió en hembra

Mientras seleccionábamos ejemplares empezamos a hacer algunos cruces regulares y también a testearlos. Estas nuevas cepas estaban junto a otras feminizadas y, tras la primera tanda, habían aparecido semillas en algunas flores. Nos pusimos a buscar obsesivamente las flores macho entre las predominantes flores hembra de las plantas feminizadas –no ricas en CBD– y, tras una minuciosa búsqueda, no encontramos ninguna –ni nos planteamos que las semillas regulares fueran las que tenían los platanitos –.

Debido a esto, decidí hacer un cultivo similar en busca de las indeseables flores macho y… voilà! En los siguientes cultivos el hermafroditismo estuvo presente  en todos los cruces regulares –que no en todas las plantas fruto de estos cruces– hechos por nosotros, por lo que podíamos afirmar que nuestras nuevas cepas heredaban y mostraban el gen hermafrodita.

Esta aparición de flores macho también se veía reflejada en algunas variedades feminizadas comercializadas por diferentes bancos, por lo que el dilema comenzaba… ¿de dónde venía el hermafroditismo?

Nuestro objetivo, ahora, es conseguir determinar de dónde viene este gen, qué genéticas lo portan y cómo eliminarlo de la ecuación cuando trabajamos con variedades ricas en CBD. Especialmente los consumidores de cannabis medicinal debieran poder cultivar su medicina sin tener que lidiar con esta indeseable característica.

Para finalizar quisiera aclarar que no todas las genéticas comercializadas como CBD-rich expresan hermafroditismo, pero sí que hay algunas de ellas que, además de portar esta indeseable herencia genética, la muestran. Desde aquí os animo a que investiguéis sobre la genética que vais cultivar antes de hacerlo –cotejar con otras personas que la hayan cultivado, buscar opiniones on-line, recurrir a especialistas, etc.– antes de disfrutar de algunas de las genéticas más especiales del mercado de semillas e cannabis.

Otoño de 2016